Archivo para 15 septiembre 2010

15
Sep
10

El Pachuco no está muerto, anda de parranda…

¡Muchachos!

Hoy es 15 y El Pachuco se lanza al centro para que todos los que no quieran o hayan podido ir puedan darse una ojeada de cómo estuvo. O al menos esa es la idea.

Sin duda es una fecha polémica, pero lo cierto es que queramos o no es un gran acontecimiento que se refleja en el comportamiento de las persones.

Para muestra, un botón.

Con faldita y moño

Y hasta con sombrero charro

Que saquen provecho de este día

Un saludo

Omar M.

Anuncios
12
Sep
10

“Esto es el infierno y no chingaderas…” El Cochiloco.

La puerta

La sorpresa llegó con la sangre que ­­lentamente -en un simulado festejo de independencia- manchaba, alas primero, al escudo nacional. Después de tanto tiempo se hace el insoportable descubrimiento de que hemos creído en una ilusión, y el espectador por muy radical que sea, no puede permanecer impasible ante esta imagen tan fuerte. Y lo digo yo, que no soy nada simbólico y que he llegado a afirmar que México no existe.

Después de La ley de Herodes y Un mundo maravilloso el director Mexicano Luis Estrada nos presenta su tercera entrega: El infierno. Protagonizada por Damián Alcázar –al igual que los dos filmes anteriores- la obra se incluye dentro de la ola de estrenos del cine patrio, la cual toma como punto de partida los festejos del bicentenario del inicio del movimiento de independencia y el centenario del inicio de la Revolución Mexicana y está conformada de títulos como El atentado e Hidalgo.

El trabajo de Estrada se ha caracterizado por ser crítico a la vez que satírico de una sociedad que se encuentra en evidente conflicto, la mexicana. Pobreza, corrupción e impunidad son los elementos más comunes de esta crisis, y por lo tanto de su trabajo. El infierno no es diferente en ese sentido, la peculiaridad de la cinta es la inclusión que se hace de un tema en boca de todos e incluso de magnitudes de seguridad nacional: el narcotráfico.

La película está llena de humor negro, pero negro de verdad. En cierta escena, después de que Don José Rey (Ernesto Gómez) mutila a un soplón antes de matarlo, el Benny (Damián Alcázar) cae desmayado ante la contemplación de tanta brutalidad y  realmente que uno no sabe si reír o llorar a causa de la irremediable certeza de que eso está pasando fuera de la sala diez de Sinemex Universidad

Precisamente es esta la única novedad que se puede decir hay en la cinta, la inclusión, revelación y (sobre todo) descripción de un problema y situación social tan actual y con tanta potencialidad, lo demás (las técnicas, la estructura, incluso el tema “violencia”) es bastante tradicional.

El narco llevado al cine permite muchas cosas. Muchos dirían que es, en efecto, una crítica hacia la política toda, pero de este sexenio en particular y su guerra contra el crimen organizado. A mi me parece muy cuestionable este punto, basta decir que la realización de la película contó precisamente con el apoyo de una comisión federal para los festejos del bicentenario.

Al fin y al cabo,  El infierno es un acercamiento a la vida de los narcos, a sus múltiples lados, a sus razones. Sería ingenuo pensar que las filas del narcotráfico están compuestas por autómatas. Si queremos, de forma un tanto sentimentalista y quizá un poco ilusa, pero Luis Estrada humaniza la figura compleja de un narcotraficante a través del Benny o del mismo Cochiloco. Lo cual permite hacer hincapié en que el problema no es una lucha entre el bien y el mal sino un conflicto social causado, en gran medida, por un gobierno incapaz de proveer oportunidades de desarrollo a sus habitantes.

¿Qué es El infierno? Un golpe de realidad ante quien esperaba ver consagrada en la pantalla grande una historia institucionalizada con lo héroes infalibles de siempre. Pero hay algo que preocupa, libertad de expresión hay, pero ¿por qué el gobierno federal permite una película en donde hay una crítica tan abierta a la figura presidencial, a su política, a su policía y en general a todo el sistema de poder mexicano? ¿No será que la libertad se nos volvió cinismo? Si esta tranquilidad por parte de los involucrados en el asunto (presidente, políticos, secretarios, etc.) es causada por la certeza de que no se hará nada, de que estamos tan enajenados y somos tan indiferentes que no importa lo que veamos seguiremos estáticos ; entonces sí que estamos en el hoyo.

¿Cómo ven?

Reseñando para El Pachuco

Omar M.

01
Sep
10

Doña Perfecta al cine

Un poco cultural esta vez, pero con un tema que no esta fuera de lugar, les traigo esta reseña.

Estrenada en 1950 bajo la dirección de Alejandro Galindo, la adaptación fílmica del libro Doña Perfecta de Benito Pérez Galdós resulta una agradable y le tienen lugar a lo largo del filme (la mención de Porfirio Díaz, la aparición del ejército, por ejemplo), dicha relación viene ya desde el original de Galdós, el cual a través de dos personajes tan emblemáticos como opuestos, le da nombres a dos posturas que entraban en un conflicto cada vez más violento, a saber, Pepe Rey y Doña Perfecta.

Pepe Rey como aquel joven liberal e hijo de la ciencia y una doctrina positivista que buscaba respuestas, y las más de las veces las encontraba. Como buena juventud existe un dejo de antipatía por las generaciones mayores, más cuanto éstas encarnan justamente la postura antagónica y que en esta ocasión recibe el nombre de Perfecta, Doña Perfecta.

El personaje resulta una suculenta ironía, que hace sátira de aquella clase descrita como rancia, falsa y dogmática, debido a la cual el progreso se estancaba. Doña Perfecta es altiva, femenina, clerical, “buena cristiana”, lo cual no resulta más que una apariencia a través de la cual alcanza sus objetivos. Bien pudiera ser Perfecta una representación bastante de fiel de la Iglesia misma. Los mismos métodos, el mismo chantaje, la misma aparente debilidad, los mismos fines, todo esto visto desde luego a través de un discurso liberal, que es como seguramente tanto Galdós como Galindo quisieran que lo apreciáramos

A grandes rasgos podemos decir que la  obra es la misma (Galdón- Galindo), entendiéndose por ello el logro de un director mexicano por adaptar de manera exitosa, fiel pero significativa una obra que se ha convertido en clásica.

No obstante, hay un gran cambio de significado en cuanto al gran final. Con Galdós, la muerte de Pepe Rey que simboliza la muerte del progreso ante el tradicionalismo católico, causa la locura de Rosario, su prima y amada, quien, joven desorientada, sin duda alguna la juventud encarnada, y ahí acaba.

Con Galindo la cosa es diferente, fiel a su liberalismo, en efecto mata a Pepe Rey, el discurso es “la iglesia es mala” pero ante tal situación Rosario no enloquece, ni palidece, por el contrario se rebela contra esa madre que la mantenía reprimida y engañada, abre los ojos y empieza a valerse por sí misma. Ésta es la apuesta de Galindo.




Lo que hay en el Pachuco

septiembre 2010
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 4 seguidores

Blog Stats

  • 160,356 hits